Video: SAG presente en el Día Mundial del Suelo 2020

-A +A

Publicado:

09/12/2020

SAG Chile, 05/12/2020. El recurso suelo como base de una agricultura sustentable para la seguridad alimentaria
y la competitividad del sector agrícola exportador

El suelo se ha convertido en uno de los recursos más vulnerables del mundo frente al cambio
climático, la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad. De hecho, el cambio
climático es uno de los principales desafíos que enfrenta el sector agrícola mundial para
satisfacer las necesidades mundiales de alimentos.
El actual escenario reviste y supone una mayor presión sobre la explotación de los recursos
naturales en general, y en lo específico sobre el recurso suelo, dado por los aumentos previstos
en la producción de alimentos, fibras y combustibles que se exigirán para alcanzar la seguridad
alimentaria y energética. El cambio climático supone una amenaza importante para la
seguridad alimentaria debido a su fuerte impacto sobre la agricultura.
Los suelos son la base para la producción de alimentos y muchos servicios ecosistémicos
esenciales, por lo tanto, la conservación y la gestión responsable son fundamentales para
ayudar a eliminar el hambre y la inseguridad alimentaria. Los suelos representan el mayor
reservorio de carbono orgánico terrestre.
Las prácticas de manejo sostenible del suelo deberán ser capaces de generar acciones para
conseguir una productividad adecuada y garantizar la conservación de sus servicios
ecosistémicos en el corto, mediano y largo plazo.

Líneas de acción
Dado el escenario actual, es necesario priorizar algunas actividades y acciones que nos ayuden
a ser frente a dicha situación:
El Servicio Agrícola y Ganadero tiene entre sus funciones, definidas en la Ley Orgánica, la
protección de los Recursos Naturales para la producción agropecuaria. Este rol ha adquirido
mayor urgencia al ser identificadas en nuestro país 7 de las 9 vulnerabilidades que pueden tener
los países frente a los impactos del cambio climático, entre las cuales se identifican 4
directamente relacionadas con el suelo: países con zonas áridas y semiáridas, zonas con
cobertura forestal y zonas expuestas al deterioro forestal, países con zonas propensas a los
desastres naturales y países con zonas expuestas a la sequía y a la desertificación.

El SAG a través de la División de Protección de los Recursos Naturales Renovables (DIPROREN),
lleva a cabo un conjunto de programas que están relacionados y aportan estrategias para la
sustentabilidad agropecuaria, la seguridad alimentaria y la competitividad agroexportadora,
por medio, de acciones vinculadas al recurso natural suelo agropecuario, presionado por los
impactos los impactos del cambio climático que impone realizar mitigación y adaptación. Entre
las áreas de DIPROREN que destacan son: Gestión Ambiental; Protección y Conservación de
Suelos y Aguas (Programa SIRSD-S) y Agricultura Orgánica.
Todos estos se articulan, para la protección del recurso natural suelo de alto valor agropecuario
y su gestión para una producción agropecuaria sustentable y seguridad alimentaria.

Aplicación de las Directrices voluntarias para la gestión sostenible de los suelos en la
próxima ley a discutir en el marco del Programa SIRSD-S.
En los próximos años, específicamente el 2022, finalizara la ley del SIRSD-S, luego es
indispensable discutir sobre este valioso instrumento para adaptarlo a los desafíos que
enfrentamos, especialmente para asegurar la sustentabilidad del recursos Suelo en Chile.Se ha
demostrado que la gestión sostenible del suelo contribuye a aumentat la producción de
alimentos, así como incrementar el contenido nutricional de estos, y para la adaptación al
cambio climático y su mitigación.
La gestión y operación del Programa SIRSD-S ha implicado un valioso acervo de experiencias y
tecnologías aplicadas en todo el país que han sido un real y concreto aporte a los agricultores
para proteger, recuperar y conservar suelos agropecuarios productivos.
El Ministerio de Agricultura ha reconocido desde sus inicios al recurso suelo como base de la
producción silvoagropecuaria, seguridad alimentaria nacional y competitividad del sector
hortofrutícola exportador. Es por ello, que en el MINAGRI se concentran las principales
instituciones que se vinculan, directa o indirectamente, al suelo, por medio de la investigación;
el fomento de su cuidado y uso productivo sustentable; la medición y registro de información,
la fiscalización, por ejemplo: SAG e INDAP (SIRSD-S), CONAF, INIA, FIA, INFOR, ODEPA.