SAG celebra graduación de la primera generación de la Academia de la Brigada Canina

-A +A
El Subsecretario de Agricultura, Álvaro Cruzat, junto al Director Nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Anibal Ariztía, encabezaron la graduación de los cinco nuevos equipos de dicho servicio compuestos por guías y perros detectores, quienes tendrán la misión de trabajar en los controles fronterizos del país ayudando a hacer cada vez más eficiente la inspección de  personas y vehículos que ingresan al país. Evento al que también asistió el Seremi del Valparaíso, Francesco Venezian, y el Director

Región de Valparaíso, 29 de noviembre de 2013.- El Subsecretario de Agricultura, Álvaro Cruzat, junto al Director Nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Anibal Ariztía, encabezaron la graduación de los cinco nuevos equipos de dicho servicio compuestos por guías y perros detectores, quienes tendrán la misión de trabajar en los controles fronterizos del país ayudando a hacer cada vez más eficiente la inspección de personas y vehículos que ingresan al país. Evento al que también asistió el Seremi del Valparaíso, Francesco Venezian, y el Director Regional del SAG Valparaíso, Pablo Vergara Cubillos.

Esta es la primera generación de graduados formados en la Academia BriCan, en un curso que fue preparado y dictado por funcionarios del SAG especializados en el tema. Una de las principales ventajas de la implementación de esta brigada es que la capacitación está ideada especialmente para satisfacer las necesidades del Servicio Agrícola y Ganadero, en materia de guías y canes detectores.

El Subsecretario Cruzat destacó la importancia de adaptarse a las necesidades fronterizas, por lo que este tipo de iniciativas que entregan mucha ayuda. “La principal ventaja de esta iniciativa es que los equipos detectores recibirán una capacitación 100% acorde a las necesidades del Servicio en los controles de frontera y pueden ir reformulándose y mejorándose a lo largo de los años, de acuerdo a las demandas que tenga la unidad. Otra de las ventajas es que permitiría incrementar el número de equipos detectores requeridos, por lo que no deberán estar supeditados a alternativas externas. De esta forma se fortalecerá la presencia del SAG en las diferentes fronteras del país”, señaló.

Por Por su parte, sobre la formación de esta Academia que marca un hito en el Servicio, el Director Nacional del SAG, Aníbal Ariztía, afirmó que “estamos orgullosos de esta iniciativa, que posiciona a Chile como uno de los pocos países que contempla esta formación. Estamos siendo referentes en la detección de productos orgánicos mediante inspección no intrusiva, lo que se ha visto reflejado en las múltiples misiones extranjeras que nos han visitado para conocer de cerca nuestras labores en frontera”. A lo anterior añadió que ya hay importantes planes para 2014: “Pretendemos trabajar de cerca con México en el intercambio de experiencias en este ámbito, realizar un segundo curso para obtener nuevos equipos detectores y hacer cursos de perfeccionamiento de aquellos que actualmente se encuentran operativos, todo esto con el objetivo de seguir siendo una organización destacada en el resguardo del patrimonio fito y zoosanitario de nuestro país”, aseguró.

Nueve aspirantes, seleccionados entre 300 solicitantes, ingresaron a un curso intensivo de dos meses en las instalaciones del SAG en Río Blanco, Región de Valparaíso, para que finalmente egresaran los cinco con mejor desempeño. Con descansos en fines de semana por medio, los estudiantes asumieron con gran interés y dedicación lecciones prácticas y teóricas todos los días. En estas aprendieron a adiestrar a los canes y enseñarles a identificar productos de origen animal y vegetal, que regularmente son interceptados a los pasajeros y medios de transporte que ingresan a Chile, como frutas, lácteos y cecinas.

Un punto importante a destacar es que todos los alumnos del curso tuvieron que cumplir actividades prácticas con todos los canes presentes en el curso, lo que permite capacitar a los futuros guías en el manejo no sólo de un can detector, sino de varios, asegurando que el recurso nariz sea eficientemente utilizado en frontera. De acuerdo a lo anterior, si un guía se ausenta el can detector puede trabajar con otro de sus compañeros.

Publicado: 
29 Noviembre 2013